A 48 Años de Impunidad, continúan exigiendo memoria, verdad y justicia para la familia Guzmán Cruz y para sus desaparecidos.

Tarejero, Municipio de Zacapu Michoacán. Basilio Luna.- A 48 años de la desaparición forzada de cinco integrantes de la familia Guzmán Cruz, primer referente histórico de desapariciones forzadas en el estado de Michoacán, se realizó un evento deportivo, político y cultural en la comunidad de Tarejero en donde se exigió memoria, verdad y justicia. Estuvieron presentes en el evento Carlos Torres Piña Secretario de Gobierno del Estado de Michoacán; integrantes de la familia Guzmán Cruz; integrantes del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín pro Juárez; Jefe de Tenencia de Tarejero; el comisionado estatal de búsqueda de personas; y otros funcionarios del gobierno estatal; David Cabañas Barrientos (familiar del luchador social Lucio Cabañas).   

Abdallan Guzmán Cruz relató los hechos ocurridos en julio de 1974, en donde un grupo integrado por el ejército mexicano, denominado la brigada blanca, órgano político perteneciente a la extinta dirección federal de seguridad, elementos de la policía judicial del estado de Michoacán y policías municipales de Zacapu, Michoacán, arribaron a la comunidad indígena de Tarejero, en su búsqueda, toda vez que en aquellos años participaba en la lucha político-militar, derivado de las injusticias, desigualdad, abusos y arbitrariedades, por parte del estado, quien no les dejó ninguna salida.

Mencionó que días antes de la incursión a la comunidad de Tarejero, ya habían detenido y torturado a Amafer Guzmán Cruz, que buscaban detenerlo pero al no encontrarlo allanaron su domicilio, golpeando y lesionando a los integrantes de su familia, entre ellos a  su padre y madre, así como a niños de entre 6 y 13 años de edad, realizando destrozos en los enceres de su hogar.

Comentó que José de Jesús Guzmán Jiménez, fue sometido a actos de tortura por más de siete horas y en general toda su familia fue perseguida, hostigada, reprimida, amenazada y torturada desde el día 19 hasta el día 23 día en que se llevaron a su padre y a su hermano menor de edad  Adenauer Solón Guzmán Cruz, dijo que los trasladaron al campo militar número uno en la ciudad de México, en donde ya tenían privado de su libertad a su otro hermano Armando Guzmán Cruz, para posteriormente detenerlo a él y a su hermano Venustiano Guzmán Cruz, en fechas diferentes.

Señaló que desde entonces, cinco integrantes de su familia se encuentran desaparecidos, junto con otros familiares y compañeros. Señaló que paralelamente a esos hechos, también fue detenido, torturado y desaparecido Rafael Chávez Rosas de la comunidad de Caltzontzin. Agregó que la operación militar en Tarejero y las desapariciones forzadas coordinadas, supervisadas y ejecutadas por el estado mexicano, se encuentra ampliamente documentadas y reconocidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (recomendación 26-2001/CNDH).

Así las cosas señalaron que a 48 años de su desaparición forzada, el Estado mexicano aún no ha respondido por estos crímenes contra la humanidad, a pesar de que estas desapariciones fueron denunciadas y documentadas ante el Comité Nacional Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos, ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos quien emitió la recomendación 26/2001; en la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado; ante el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Desaparición Forzada o Involuntaria, y finalmente, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En este sentido, la CIDH declaró admisible el caso de la familia Guzmán Cruz el 12 de julio de 2013. Posteriormente, el 7 julio de 2017 se llevaron a cabo las audiencias del fondo en el 163 Periodo Extraordinario de Sesiones en Lima y actualmente el caso se encuentra en espera del dictamen de fondo.

A casi cinco décadas de su desaparición, los familiares de los desaparecidos p’urhepecha, continúan incansablemente luchando en contra del olvido y la impunidad, exigiendo memoria, verdad y justicia. Ante ello, por acuerdo de Asamblea General de Autoridades, el Consejo Supremo Indígena de Michoacán #CSIM acompaña la lucha por los desaparecidos de los pueblos originarios, por lo que colectivamente exigimos categóricamente a la CIDH que emita el dictamen de fondo del caso de la familia Guzmán Cruz, toda vez que la justicia retrasada, es justicia denegada.

David Cabañas Barrientos durante su participación aseguró que hoy día se continua desapareciendo personas en todo el país, que continúan las torturas, la guerra sucia, toda vez que no hay un sistema jurídico  o mecanismo efectivo de protección a las personas. Mencionó que su sobrina hija de Lucio Cabañas desde muy pequeña fue llevada al campo militar uno.  Agradeció la invitación, se unió y se solidarizó con la familia Guzmán Cruz  en la exigencia de justicia.

Por su parte Carlos Torres Piña Secretario de Gobierno a nombre del Gobernador del Estado, señaló que harán su parte por cuanto hace a la petición de la familia Guzmán Cruz a saber buscar la Memoria, la Verdad y Justicia en este como en otros casos de desaparición forzada en Michoacán.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s