Secretarios Seccionales y de Finanzas de las Escuelas Preparatorias de la UMSNH, en contra de reformar el plan de estudios del bachillerato nicolaita por parte de la administración central de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Morelia, Michoacán. Manuel Téllez. Secretarios Seccionales y de Finanzas de las Escuelas Preparatorias de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), ofrecieron una rueda de prensa, en la que dieron a conocer su postura que se está dando por parte rectoría, secretaría general, secretaría académica y coordinación del bachillerato Nicolaita de la universidad michoacana, y es que aseguran que como secretarios seccionales y de finanzas han observado claramente la postura de los integrantes de las presidencias del consejo de academia, las academias en sus secciones en cada una de las preparatorias y refieren que hoy existe por lo menos el 90 por ciento de rechazo a la reforma que se quiere implementar en forma vertical hacia el bachillerato nicolaita.

“El bachillerato de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo es la fase de la educación… caracterizada por la universalidad de los contenidos de sus programas de enseñanza-aprendizaje, que tiene por objetivo el desarrollo de una capacidad de síntesis e integración de los conocimientos acumulados. Esta fase es la última oportunidad en el sistema educativo formal, para establecer contacto con la cultura universal en su más amplio sentido, en la que el educando pueda alcanzar un mejor desarrollo de su personalidad conocimiento de sí mismo, autoestima, autocrítica, salud física y una formación básica en las ciencias, las humanidades y la tecnología, además lograr una mayor definición de su conducta, un estudio más profesional y un trabajo productivo, del que se sirva y con el que sirva a la sociedad, con una actitud creativa y conciencia de solidaridad, inspirada en la Libertad, en la democracia y en la justicia social”

Manuel Calderón Ramírez secretario seccional de la preparatoria No. 4 así como otros maestros, señalaron que los profesores del bachillerato nicolaita de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, han venido defendiendo desde el año 2018, en donde la administración encabezada por Medardo Serna González, quiso reducir o compactar secciones en las escuelas preparatorias de la universidad michoacana. Ante la llegada, a la rectoría de Raúl Cárdenas Navarro, se designó a la ciudadana Laura Erandi Cázares Rosales, coordinadora general del bachillerato, dicha designación no contó con lo establecido en el reglamento general de la división del bachillerato en su artículo 10 y 8. Y es que señalaron que el consejo académico de la división se integra por los órganos máximos de cada una de las escuelas preparatorias, que en estos casos son los consejos técnicos, y son estos últimos quienes regulan la vida institucional de las dependencias, de acuerdo a la ley orgánica de la universidad, el estatuto universitario y sus reglamentos internos respectivos, por ende es las determinaciones en mejoras, actualizaciones en contenidos y modificaciones de los planes de estudio a nivel del bachillerato es de competencia de estos órganos, previo acuerdo de los mismos.

Así indicaron que hoy y en su vocación autoritaria, y aprovechando la contingencia de la pandemia, la administración central de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, tras la reforma al sistema de jubilaciones y pensiones solidario aún cuestionada, pues existen juicios de amparo en curso, por las numerosas violaciones a los derechos humanos, laborales y de seguridad social, ahora pretende un albazo más: reformar el plan de estudios del bachillerato nicolaita, a escondidas, de manera autoritaria y violando los más elementales principios que rigen la vida universitaria, dentro de ellos el de “…alentar en su vida interna y en su proyección hacia la sociedad las prácticas democráticas como forma de convivencia y de superación social;…” y es que mencionaron que el propósito esencial de esta nueva embestida en contra de la casa de Hidalgo es el de destruir su identidad nicolaita, reduciendo en el plan de estudios del bachillerato nicolaita su esencia humanista, bajo el pretexto de dar atención a la capacitación para el trabajo, como si no existieran en ya numerosos subsistemas de educación media superior que ya atienden ese problema, como lo es el (Conalep, cecytem, etc.), recordaron que la universidad michoacana, es autónoma y uno de sus objetivos es que los bachilleres sean el semillero que ingresará a la etapa de su educación superior. Además dijeron, que  hasta ahora, no ha sido aclarado el origen de la “iniciativa” que propone la referida reforma, ni el tratamiento que hubiera podido darle el H. consejo universitario, no obstante su actual condición. A continuación se da a conocer el posicionamiento de los secretarios seccionales y de finanzas de las escuelas preparatorias de la universidad:

POSICIONAMIENTO

  1. Los trabajadores académicos de las escuelas preparatorias, siempre hemos propugnado por una reforma integral de la universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, incluyendo el bachillerato nicolaita, tanto en lo académico y en lo administrativo como en lo jurídico.
  2. La reforma que proponemos debe ser emprendida con estricto apego al método democrático, es decir, incluyendo en su elaboración a toda la comunidad universitaria, constituida por sus autoridades, trabajadores académicos, administrativos y estudiantes (Art. 8 párrafo primero de la ley orgánica)
  3. Cualquier reforma universitaria debe respetar los derechos laborales y humanos de sus trabajadores.
  4. La malla curricular que las autoridades universitarias quieren imponer y que acaban de mostrar hace unos días, se considera una reducción de horas a las materias de carácter humanista entre ellas: filosofía, ética, historia universal, historia de México, economía, literatura, etc. y también de las ciencias naturales como lo son: física, química, biología, etc. sin ningún fundamento; reducción que torna insuficiente el tiempo requerido para cubrir con calidad los contenidos actuales y cuando lo importante es preservar el equilibrio entre lo humanístico y lo científico, afectando la calidad académica de nivel, al igual que los derechos laborales de muchos académicos, de manera parcial o total.
  5. El objetivo que pretende la propuesta en comentó, es encontrar horas para introducir las materias del área especializante para el trabajo, desnaturalizando en lo esencial nuestro bachillerato nicolaita: preparar para la continuación de los estudios superiores. Con todo ello se generan afectaciones a los derechos laborales de algunos académicos, no solamente por la desaparición de materias o la reducción de horas, sino también porque el proyecto constituye un ardid o subterfugio de la autoridad universitaria para evadir lo pactado en la última revisión contractual, en lo referente a la definitividad de las plazas interinas, razón por la cual EXIGIMOS QUE PRIMERO SE OTORGA EL CARÁCTER DEFINITIVO LAS MATERIAS Y PLAZAS CONFORME AL PLAN DE ESTUDIOS VIGENTE Y DESPUÉS SE ANALIZA CON LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA LA PERTINENCIA O NO DE LA REFORMA AL BACHILLERATO.
  6. La pretensión de reformar el plan de estudios del bachillerato en las circunstancias actuales, en medio de una pandemia y una crisis económica es, por decir lo menos, impertinente e improcedente, cuando más se requiere de los valores laicos que se inculcan a los bachilleres; es por ello, que ya se han suscitado inconformidades en todas las escuelas preparatorias, con las cuales nos solidarizamos mediante el presente posicionamiento.
  7. Lo único que revela la intentona de retroceso académico, laboral e ideológico del proyecto en cuestión, es la legitimidad de las autoridades universitarias; un consejo universitario parcialmente legal, pues lo integran profesores y estudiantes que ya excedieron el término de dos años para el que fueron electos, facultad del consejo universitario (Art. 24 in fine de la ley orgánica); y consejos técnicos incompletos, sin representación estudiantil.
  8. En las relacionadas condiciones, se impone aplazar cualquier reforma a la universidad o al bachillerato, hasta en tanto no existan las condiciones sanitarias que lo permitan. Y sean convocados todos los integrantes de la comunidad universitaria para que, con lineamientos claros, se den a la tarea de avanzar en una reforma integral de nuestra casa de estudios. La petición que hacen indicaron que tiene como fundamento el artículo 18 del reglamento general de la división académica del bachillerato.
  9. Exhortamos a todos los académicos de nuestra universidad, incluyendo a los del nivel superior, a quienes también interesa el destino del bachillerato nicolaita, por diversas razones, a que se solidaricen con nuestra causa, lo que anticipadamente agradecemos.
  10. Los secretarios seccionales y de finanzas de las escuelas preparatorias de la universidad, hacemos nuestras todas las manifestaciones que con relación a la imposición de una supuesta reforma al plan de estudios del bachillerato, lesiona y violente el derecho de los trabajadores académicos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s