La Sección XVIII de la encabezada por el maestro Gamaliel Guzmán Cruz Secretario General, dieron a conocer su posicionamiento en el marco del día 1 de mayo día internacional del trabajo.

Morelia, Michoacán. Manuel Téllez Girón.- La Coordinación General encabezada por el maestro Gamaliel Guzmán Cruz Secretario General de la Sección XVIII de la SNTE-CNTE, dio a conocer un posicionamiento en el marco del día 1 de mayo día internacional del trabajo. A continuación el posicionamiento:

Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

Sección XVIII de la CNTE Michoacán

MANIFIESTO A LA SOCIEDAD Y AL ESTADO MEXICANO

1 de mayo del 2020

Los trabajadores de la educación en Michoacán, reivindicamos nuestra pertenencia de clase, y la lucha por la defensa de los derechos laborales adquiridos con esfuerzo y vidas, como las de los Mártires de Chicago, que murieron en 1886, demandando respeto a la jornada máxima de trabajo. En esta fecha, la población mayoritaria del mundo reclama y reivindica un nuevo orden en el mundo, más justo, empático y solidario, con el interés y bienestar de las personas como elementos principales, no como lo proponen y difunden los grandes medios de comunicación, que perfilan un porvenir de mayor sometimiento y de seres humanos prescindibles. Desde ahora, nos oponemos tajantemente a estos vaticinios y no los permitiremos. Conmemoramos a los caídos y nos pronunciamos por el cese a las amenazas y a la persecución de los luchadores laboristas; el cese a los despidos injustificados; a la violencia oficializada. Repudiamos con toda la fuerza de nuestro movimiento, el uso de las armas oficiales contra la población. El crimen de donde provenga, no se justifica, ni se acepta, antes de que se nos reprima, los trabajadores exigimos que se respete nuestra aportación a todos los sectores del país y del mundo, porque los capitalistas no pueden esperar riqueza si no hay quien la produzca. Rechazamos el abuso patronal y el sometimiento pretendido por el gran capital sobre los gobiernos locales, que atenta contra la estabilidad laboral y salarial; el derecho a la salud, a la vivienda, a las pensiones y a la totalidad de los derechos del pueblo trabajador.Desde siempre y marcadamente ahora, y en cuanto sea posible, exigimos la reanudación de actividades, garantizando una recuperación de la actividad económica con estricto respeto a la vida y salud de las trabajadoras y trabajadores. Desde aquí, enviamos nuestro reconocimiento al personal de salubridad que ha mostrado el verdadero sentido de la solidaridad social, por encima de su propia integridad. La emergencia sanitaria mostró las deficiencias enormes del sistema económico que predomina en el mundo, pero también, resaltó la importancia del papel de la educación; de los sistemas de producción; de los sistemas de salud; de las formas de impartición de justicia y, en general, de prestación de servicios a la población. En cuanto mejores sean estos sistemas, podremos enfrentar de forma más eficiente emergencias como la actual y las de cualquier tipo, por lo que el fortalecimiento de estas estructuras debe ser primordial, y se debe planear el uso de los recursos públicos, sin priorizar los recortes, en nombre de la falsa austeridad, que sólo se aplica para el grueso de la población. La globalización abandonó los intereses de las personas y encumbró la búsqueda de riquezas y su acumulación en pocas manos. Esto es ya insostenible. En este contexto de solidaridad social, aún con el distanciamiento previsor, nos

Manifestamos:

Por el reconocimiento de la clase trabajadora como generadora de la riqueza y merecedora de una ingreso suficiente para cubrir todas y cada una de sus necesidades individuales y familiares. La generación de la riqueza, el valor del trabajo y la libertad para la militancia sindical, van de la mano.

Por un sistema educativo universal y humano.

Por la generalización de los servicios que debe otorgar el Estado; salud, vivienda y trabajo bien remunerado.

Por la universalización y sostenimiento de programas asistenciales para las personas vulnerables.

Por la implantación de un sistema de pensiones dignas y dinámicas.

Por el cese de todo tipo de represiones.

Por el respeto a todos y cada uno de los niveles de educación públicos, destacadamente hacia la educación Normal, comenzando por no disminuir sus matrículas en las diferentes especialidades.

Por la plena vigencia del derecho a huelga.

Por la eliminación de la precarización de las condiciones de trabajo.

Por la igualdad entre mujeres y hombres, comenzando con el empleo y el salario: a trabajo igual, salario igual.

Por la instauración de un nuevo modelo productivo, con base en el requerimiento de la sociedad y con respeto al medio ambiente.

Por la inversión suficiente en la ciencia; la tecnología y la innovación en todas las ramas del quehacer social, que haga posible una recuperación económicamente justa y sostenible.

Por una participación de todos los sectores de la sociedad en el rescate de la economía, sin que esté recaiga sólo en la clase trabajadora como siempre ha sido.

Por el mantenimiento de las medidas económicas durante el tiempo que sea necesario y no sólo durante la emergencia.

Por una verdadera solución de la emergencia sanitaria, que se superará con investigación científica; de la crisis social, que se revertirá con mejores servicios y salarios; y por una digna mejora económica, qué será posible con el reconocimiento pleno del trabajo.

A la clase gobernante y a los grandes capitalistas, les exponemos claramente que no aceptaremos un regreso a una situación igual a la que antecedió a esta pandemia. Nada puede ser lo mismo.

Demandamos una recuperación de las actividades, pero salvaguardando el interés general. Emergencia no es sinónimo de oportunidad para el despido, exaltando el trabajo a distancia; ni prescindir de las personas para el trabajo, porque quedó claro que los quehaceres educativos, sanitarios, alimentarios y de servicios sociales de toda índole, son especialmente responsabilidad de las personas que no son, ni pueden ser, sustituidas por ningún sistema mecánico, electrónico o digital. La utilización de medios tecnológicos deberán ser usados para circunstancias y fines coyunturales, o para el apoyo cotidiano, pero nunca de manera usual y permanente para desplazar al ser humano. Incluso para los más despiadados opositores al trabajo docente, quedó más que evidenciada la importancia de la presencia y labor del maestro.

Por las mismas circunstancias que padecemos en el mundo, los sectores estratégicos, como energía, salud (incluida la industria farmacéutica), el transporte y otros, deben estar en manos de la administración pública, para evitar el acaparamiento y la depredación del empresariado voraz. Esta condición es imperante.

Somos la clase mayoritaria y esto nos da el derecho a exigir que las medidas que se adopten, tomen en cuenta nuestras exigencias y demandas. Somos la base que sostiene a toda la estructura social, por eso reclamamos respeto y vigencia plena de nuestros derechos.

¡Por los derechos del pueblo trabajador¡

¡Por el pago inmediato de los salarios a los trabajadores de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo!

¡Por la solución a las demandas del Frente Cívico Social!

Combativamente

Comité Ejecutivo Seccional 2020-2023

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s